Una empresa coloca dos vallas en el molino de Moncada (SXIII) un edificio de interés situado en el Camino de Moncada CV-315

Gent de l'Horta > Hemeroteca > Una empresa coloca dos vallas en el molino de Moncada (SXIII) un edificio de interés situado en el Camino de Moncada CV-315

El histórico Molí de la Sèquia de Moncada cuyos orígenes (S.XIII) son anteriores a la llegada del rey Jaume I, se encuentra situado en el principio del Camino de Moncada, carretera CV-315 propiedad de la Diputación de Valencia y en suelo rústico.

Los actuales dueños son los propietarios de una fábrica de mármol que utiliza parte del edificio y que pusieron el inmueble histórico a la venta en 2010. El único postor en aquel momento fue el Ayuntamiento de Moncada, aunque nunca se llegó a concretar la venta.

Todo el entorno, tanto el molino de Moncada como el resto del complejo que ocupa la fábrica de mármol, se encuentran en suelo rústico. Las vallas allí ubicadas, en término municipal de Moncada, son ilegales con la legislación en la mano. Hasta ahora el edificio del molino se había respetado, aunque desde hace unos días han aparecido dos vallas ancladas al edificio del molino, en un bien protegido, que a todas luces se antoja cuanto menos “alucinante”.

Las administraciones públicas, locales, provinciales y autonómicas deberían convertir ese complejo en un centro de interpretación de la huerta y de la Real Acequia de Moncada, un trazado de riego musulmán que aún hoy pervive.

700 años de historia le contemplan

El historiador Enric Guinot, autor, entre otros, de «Les sèquies de l’Horta Nord de València» explica que “El Molí de la Sèquia es un edificio casi único en la Comunitat Valenciana. Con su antigüedad y características, sólo hay otro molino junto a la ermita de Vera, entre Valencia y Alboraia”.

La mayor parte del edificio que se puede observar actualmente es del siglo XVIII, pero aún conserva elementos importantes -entre ellos, la estructura del molino por el que pasan las aguas de la Real Acequia de Moncada- que son de época medieval. Es también de los pocos molinos valencianos por cuyas canalizaciones transcurre el agua hoy como hace 700 años.

También está demostrado que el actual emplazamiento es el mismo que el de un molino que funcionaba en la Moncada musulmana. Un pergamino de la Orden del Temple -dueña durante décadas de la Batlia de Moncada- datado a mediados del siglo XIII, se refiere a un molino que ya existía sobre la acequia cuando Jaume I conquistó este territorio y que fue donado por el Conqueridor a un aragonés llamado Sanxo de Bolas en julio de 1240, según consta en el Llibre del Repartiment.