Año Jubilar dedicado a Madre Francisca de la Concepción (Moncada 1833-1903) en proceso de canonización

Gent de l'Horta > Hemeroteca > Año Jubilar dedicado a Madre Francisca de la Concepción (Moncada 1833-1903) en proceso de canonización

La Catedral de Valencia ha acogido la apertura del Año Jubilar concedido por la Santa Sede con motivo del Decreto de Venerabilidad de la Madre Francisca Pascual Doménech, que fundó en 1876 la congregación de las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada (HFI), y que se desarrollará hasta el 13 de octubre de 2023.

La Santa Sede, a través de la Penitenciaría Apostólica, hizo público el pasado 1 de septiembre el decreto que concede la Indulgencia Plenaria y convoca un Año Santo Jubilar -de octubre de 2022 a octubre de 2023- con motivo de la Declaración como Venerable de Madre Francisca de la Concepción Pascual Doménech, que tuvo lugar el 29 de septiembre de 2020.

Templos Jubilares

El papa Francisco ha designado que el Año Jubilar comenzara ayer sábado y concluya el 13 de octubre de 2023, coincidiendo con el 190 aniversario de la muerte de la Venerable Sierva de Dios Madre Francisca Pascual Doménech (Moncada 1833-1903), actualmente en proceso de canonización.

Han sido declarados templos jubilares la Catedral de Valencia; la capilla de las Franciscanas de la Inmaculada en la localidad valenciana de Moncada, donde se encuentra el sepulcro con los restos de la fundadora; la parroquia San Jaime Apóstol de Moncada; la parroquia Santa Catalina Mártir y San Agustín Obispo de Valencia; y todas las capillas de la congregación.

La labor de la congregación y de la Familia HFI se centra en la educación de niños y jóvenes; también de personas sordas y ciegas, a las que acompañan; residencias de ancianos; y atención sanitaria de mujeres, niños y enfermos de lepra.

Madre Francisca Pascual Doménech

Francisca Pascual Doménech nació el 13 de octubre de 1833 en Moncada. Fue la única hija de Jaime Pascual y Mariana Doménech, ambos viudos y casados en segundas nupcias, que tenían ya tres hijos de sus anteriores matrimonios.

Francisca fue bautizada en la parroquia de San Jaime de Moncada, donde recibió la Confirmación. Desde niña se inició en la vida laboral y pronto trabajó en una fábrica de seda en su pueblo natal. A consecuencia de la crisis de la seda, la fábrica cerró y se fue a trabajar a Valencia, en la seda y después como empleada doméstica.

Sintió la llamada de Dios y acudió al Beaterio de las Hermanas Terceras de San Francisco donde no tenían espacio pero, por su empeño, entró y vivió los primeros años en el hueco de la escalera. Propuso reformar el Beaterio para hacerlo más acorde con el carisma franciscano y las terciarias aceptaron. El arzobispo de Valencia, Mariano Barrio, aprobó sus nuevas Constituciones.

El 27 de febrero de 1876 comenzaron a llevar la vida común y a dedicarse a nuevos apostolados. Especialmente se centraron en la educación humano-cristiana de niños y jóvenes, en particular ciegos y sordomudos y centros de protección para las jóvenes.

Empezaba así -como congregación de Derecho diocesano- la congregación de Religiosas Terciarias Franciscanas de San Francisco de Asís y de la Inmaculada Concepción, hoy Congregación de Hermanas Franciscanas de la Inmaculada. El 9 de abril de 1902 se obtuvo de la Santa Sede la aprobación definitiva de las Constituciones y la condición de Congregación de Derecho Pontificio.

Madre Francisca Pascual murió el 26 de abril de 1903 en Moncada. Dejó establecida la congregación en las provincias de Valencia, Alicante, Salamanca, Cáceres y Teruel, con 29 casas y más de 200 hermanas. El Papa Francisco declaró Venerable a Madre Francisca Pascual Domenech el 29 de septiembre de 2020.