Antonio Ros. Director de Gent de L´Horta

Hoy se cumplen dos años de la desaparición de la que fue Alcaldesa de Valencia, en el último cuarto de siglo, Rita Barberá, (Valencia 16 de Julio de 1948 – Madrid 23 de noviembre de 2016). Como todo en su vida nada tuvo término medio. Su personalidad arrolladora no dejaba indiferente a nadie y siempre la hizo ser blanco de muchas críticas, pero también de las loas de una legión de incondicionales que la siguieron hasta el final.

La Alcaldesa de España, como la llamaban algunos, fue la artífice del desarrollo económico y la transformación radical de una ciudad que paso de ser el pueblo más grande de España a una ciudad situada hoy en el mapa de las grandes urbes europeas, con una proyección internacional innegable

La historia le usurpa ese papel que jugo en la transformación de Valencia, tras cinco mayorías absolutas y sus 25 años en el gobierno. Prueba de ello es que tras dos años de su muerte la ciudad sigue sin honrar su memoria a través de un reconocimiento público e institucional, a quien fue la política con más respaldo ciudadano y electoral en la historia de Valencia.

Tras perder las elecciones municipales en 2015, ocupa escaño de senadora por designación autonómica. El PP la expedienta y la suspende de militancia, después de que el el juzgado de instrucción nª 18 de Valencia abriese una pieza contra ella y los concejales del PP, en calidad de investigados, por un presunto delito de blanqueamiento de capìtales en el grupo municipal del PP en el Ayuntamiento y por la financiación ilegal de las campañas electorales de 2007, 2011 y 2015

Ha hecho falta que la discoteca “Fun House” de Madrid montase una fiesta en la que se utilizaba la imagen de Rita Barbera de manera grosera e irrespetuosa hacia su persona para escarnio y mofa de ella, para que todos los concejales del Ayuntamiento de Valencia, votoran unanimente una moción presentada por el Partido Popular condenando estos hechos

Despues de 25 años al frente de la Alcaldía, su última legislatura fue dura y complicada. El PP sin rumbo ni concierto por la corrupción que le acechaba. La gestión resentida por la inacción, las fuerzas dedicadas a intentar capear el temporal y el final de su hegemonía política, hicieron mella en una Alcadesa con una salud cada vez más fragil.

Nadie es perfecto, Rita tampoco lo era. Su última Crida la puso en el disparadero de mofas y burlas, chascarrillos y canciones. Un juguete roto a merced de grupos mediáticos que la masacraron hasta el final e incluso después de su muerte.

Tras la muerte de Rita el PP de la ciudad de Valencia sigue a la deriva y hundido sin un lider definido, con una gestora en precario, y con los presuntos casos de financiación ilegal todavía en fase de instrucción. La falta de un candidato para las próximas elecciones municipales y unas encuestas que siguen reflejando que tras cuatro años en caida libre, la travesía del desierto en la oposición va a durar unos cuantos años más, hasta que se produzca un cambio de ciclo y lleguen a la escena nuevas caras.

De ella queda su sonrisa, su retranca, su genio, su manera de explicar las cosas por su formación periodística, su carácter impredecible, el ser amiga de sus amigos y de sus enemigos con los que siempre departió amigablemente, su proximidad a la gente, sus paseos por los mercados y barrios y su pasión y entrega en todo aquello que hacía

Hoy como cada 23 de noviembre se ha celebrado una misa organizada de manera privada por su familia. D.E.P