El festival ha rendido homenaje a la huerta, los agricultores y la cultura que ha nacido a su alrededor. Su objetivo ha sido construir un punto de encuentro para desconectar de la ciudad y conectar con un espacio dónde disfrutar, alrededor de tres instalaciones efímeras situadas en Vinalesa, Almassèra y Roca-Cùiper, pensadas para visitar en bici a tráves de las vías verdes de la huerta. El festival ha desbordado las previsiones por lo que la Mancomunitat del Carraixet ya plantea una segunda edición, después del éxito de esta primera

Como actividades alternativas se han celebrado talleres, juegos y actuaciones musicales en Alfara del Patriarca y degustaciones gastronómicas en los mejores restaurantes de la zona.

Fotografias: Mancomunitat del Carraixet