Los presidentes de las asociaciones de vecinos de las 6 fases que componen Jardines de Masias, una zona que abarca más de 400 viviendas y 1.500 vecinos aproximadamente, se han cansado de seguir esperando la solución a los problemas que llevan padeciendo desde hace años.

Han presentado un documento por Registro de Entrada del Ayuntamiento en la que detallan las peticiones más básicas y urgentes que “por otra parte se vienen reclamando desde hace más de 10 años”, explica Francisco Giménez Quero, uno de los Presidentes de una de las fases de la urbanización”, quien detalla que “los vecinos de esta zona aportamos a las arcas municipales vía IBI cerca de 300.000 € cada año y recibimos a cambio poco menos que nada y ya estamos hartos”

El escrito fue presentado el pasado día 12 de Septiembre junto con una petición de reunión con la Alcaldesa de Moncada y el concejal correspondiente y un mes después siguen esperando una respuesta

En el escrito al que ha tenido acceso Gent de L´Horta se detalla por servicios e infraestructuras las carencias de esta parte de Moncada:

JARDINERÍA: Estado lamentable de jardines, árboles sin podar (y con riesgo de desplome de ramas) y un abandono total del césped. Sistemas de riego inexistentes y abundancia de basura, piedras y excrementos. Restos de poda permanentes y abundancia de pinocha y plantas secas durante todo el año, lo que ocasiona riesgo manifiesto de incendio, condiciones de insalubridad, malos olores, infecciones en otros animales y niños, desarrollo de patógenos y gérmenes, aparición de cucarachas, moscas, mosquitos y toda suerte de insectos

PARQUES INFANTILES: Total ausencia de mantenimiento en los últimos 14 años, mostrando zonas peligrosas e insalubres. Problemas derivados: caídas, resbalones, enganchones en cables metálicos, quemaduras y roces debido a la fibra de vidrio desnuda, etc.

FUENTES: Rotas y sin suministro de agua potable. Consecuencias: riesgo de golpe de calor y deshidratación en los días de mayor temperatura sobre todo para personas mayores, niños y embarazadas. Hay nidos de mosquitos, cucarachas

CAMPO DE FÚTBOL: Presenta un estado lamentable donde las porterías no tiene redes, las vallas metálicas perimetrales están destrozadas y presentan zonas oxidadas con riesgo muy alto de cortes, golpes y magulladuras, enganchones, resbalones e inseguridad para los más pequeños.

CONTENEDORES DE BASURA: Desbordados, algunos destrozados y la mayoría no han sido limpiados y desinfectados en meses (o años). Condiciones de insalubridad, malos olores, infecciones en otros animales y niños, desarrollo de patógenos y gérmenes, aparición de roedores, cucarachas, moscas, mosquitos y toda suerte de insectos, etc.

PAPELERAS: Algunas rotas y la mayoría en muy mal estado por la falta de mantenimiento.

MOBILIARIO URBANO: Gran parte del mobiliario urbano ha desaparecido o está roto. Nunca han sido reparados ni pintados. Mucho menos repuestos cuando han sido arrancados.

ALUMBRADO PÚBLICO: Falta potencia de iluminación y mantenimiento. Muchas farolas tienen la pantalla rota. Algunas tienen las bombillas fundidas.

MASCOTAS: Pese a existir una Ordenanza Municipal que regula las deposiciones de los animales de compañía, no existe control alguno y, en el caso de Masías, este hecho clama al cielo. Además, existe en esta zona de 250.000m² un único pipi-can de 6m².

LIMPIEZA DE CALLES: Las calles pasan mucho tiempo sin barrerse (incluso semanas), no pasa ningún servicio de recogido de enseres, no se realiza un baldeo de las calles, etc.

Fotografías: Google Maps