La segunda jornada de puertas abiertas del Poblado Íbero amurallado del Tòs Pelat, organizada por el Ayuntamiento de Moncada, en colaboración con el Museo Arqueológico Municipal, ha constituido un éxito de participación por el número de personas inscritas, venidas de toda la provincia de València. Tras una marcha de poco más de dos kilómetros con salida desde la Ermita de Santa Bárbara, los asistentes han llegado al poblado íbero dónde han participado en las visitas interactivas en las casas 1 y 3 del poblado reconstruidas y excavadas hasta ahora.

El arqueólogo muncipal, Josep Burriel,  ha explicado que el poblado “estuvo habitado entre los siglos VI y IV a.c. y tenía en su origen una extensión que supera las dos hectáreas, aunque hay expertos que sostienen que su extensión original podría haber sido mayor”. La importancia de este poblado la da su posición estratégica entre las ciudades de Edeta ( la actual Lliria y Arse que posteriormente fue la ciudad romana de Saguntum). El poblado ejerció un papel de intermediación comercial entre ambas.

Hasta este momento se ha excavado la parte frontal de la gran muralla que lo delimita con torres y un sector de grandes habitaciones y parte de una calle. Burriel ha explicado que “las murallas y las casas se construyeron con técnicas tradicionalmente íberas con zócalos de mampuestos de pieras y muros hecho de adobes”.

Los más pequeños han disfrutado de los talleres de cerámica, numismática, escritura entre las muchas actividades programadas y preparadas para ellos, y jhan podido disfrutar de un photocall íbero. Como final de la jornada de puertas abiertas los asistentes han disfrutado de un concierto de música íbera a cargo de los Ovidi Twist

Tòs Pelat una joya escondida

El poblado está catalogado como Bien de Interés Cultural desde el año 2005. Los vestigios de este asentamiento pasaron desapercibidos durante siglos, hasta que el arqueólogo Juan Jose Senent, natural de Massarrojos, informa de la existencia de estos restos a Nicolau Primitiu en 1920.

En el año 2002 comienza el estudio en profundidad del yacimiento que ha puesto al descubierto los restos que ahora se pueden ver y visitar. Entre 2002 y 2009 se realizan nueve actuaciones para poner al descubierto y reconstruir parte del recinto amurallado y dos casas tipo. Después de estas excavaciones sólo se ha invertido en vallar el recinto, asentar muros y muralla y señalizar los accesos. Un poblado de esta importancia tendría que tener un plan de excavaciones sistemáticas por parte del Ayuntamiento y de las administraciones públicas al estar incluido en la ruta de los íberos.

Fotografías: Ajuntament de Moncada