¿Es normal? Víctor Gallego Populares Ayuntamiento de Moncada

Gent de l'Horta > Ayuntamientos > ¿Es normal? Víctor Gallego Populares Ayuntamiento de Moncada

Estamos viviendo una época repleta de anormalidades. La crisis sanitaria ha cambiado nuestras rutinas, nuestra vida y en definitiva, nuestro día a día. Pero en una situación excepcional no todo vale. ¿Es normal que nuestros dirigentes estén a verlas venir mientras la población muere lentamente amontonados en hospitales de campaña? ¿Es normal que nuestros sanitarios, esos ángeles sin alas, estén exponiendo sus vidas para salvaguardar las de los demás y no tengan medios para poder hacer su trabajo en unas mínimas condiciones sanitarias? Todo eso, sumando a la preocupación que les supone el riesgo de contagio a sus seres queridos al volver a casa.

Hace unos días le preguntaron al máximo experto nacional durante esta crisis por el Covid-19, el doctor Simón, que más que experto es el altavoz de la ineficacia y la deriva del gobierno sanchista, que si podía explicar la diferencia de mortalidad entre Alemania y España. No pudo. O mejor dicho, no quiso explicar que mientras los países de la Unión Europea estaban tomando medidas y abasteciendo sus hospitales desde mediados de enero para preparar la pandemia, en España estaban a otros menesteres propagandísticos con fines electorales propios de la izquierda más radical.

Si, la explicación señor Simón era bien sencilla, hay menos muertes porque en los hospitales tienen más medios para poder atender correctamente a los pacientes. Pero aquí en cambio “podemos alegrarnos” porque hay menos consumo de queroseno o tenemos la mejor fibra óptica.

Tienen el apoyo de todos los partidos políticos constitucionales, pero no de todos sus socios que le auparon a la poltrona. Por ello, son incapaces de apoyarse para salir más rápidos de esta terrible situación y poder plantear medidas y soluciones efectivas. El paro ya supera los cinco millones y subiendo y… lo peor está por llegar. El poscoronavirus prevé un desastre económico, si no cambian el rumbo y se apoyan en aquellos que buscan el bien común y no el individual.

En Moncada, mi ciudad, hemos ofrecido al equipo de gobierno toda ayuda necesaria, proponiendo ideas y soluciones como movilizar a los agricultores para poder efectuar labores de limpieza y baldeo con sus cubas. Somos un grupo político que actúa desde la responsabilidad y la prudencia, tan necesaria en estos tiempos. Estamos para lo que haga falta y somos los primeros en acudir, si es necesario. Sin embargo, nos entristece saber que el equipo de gobierno en nuestro municipio no está al completo al pie del cañón. Sí, todos hemos oído desde nuestras casas como el concejal de Seguridad Ciudadana ameniza la cuarentena con música desde los coches de Protección Civil. Un gesto amable, que aplaudimos nosotros también. Pero no puede ser el único.

Nos llegan a diario quejas ciudadanas de citas de más de dos meses de espera en el departamento de Servicios Sociales. Y se trata de un área con especial relevancia en una situación como la actual. Estamos viviendo una crisis extrema, donde se necesita productividad máxima, no únicamente proclamas populistas acerca de lo “bien” que está actuando el sanchismo a nivel nacional.

No es momento de críticas, ya llegarán, pero cuando las cosas no se hacen bien y el barco se hunde es incoherente ayudar a los que continúan echando agua dentro, en lugar de fuera.

¿Y todo esto es normal? Lamentablemente sí, es normal que estemos sufriendo estas situaciones si hemos colocado al timón a personas incompetentes que son incapaces de gestionar ni la más sencilla de las tareas.