El poblado del Tos Pelat, encuadrado dentro de la Ruta del Ibers, celebra este domingo la III Jornada de Puertas Abiertas en la que se podrá visitar, de forma interactiva y teatralizada, las dos casas excavadas y musealizadas, además de la impresionante muralla que rodea el poblado.

La Regidoría de Patrimonio Histórico I el Museo Arqueológico de Moncada han preparado talleres de escritura, numismática, cerámica y vestimenta en los que podrán participar todos los visitantes que el domingo se acerquen al Tos Pelat.

Este año además se ha desarrollado una minicampaña de excavaciones desde el 25 al 30 de noviembre sufragadas por la Diputación de Valencia y que ha estado orientada especialmente a la visita de estudiantes de Secundaria y Bachillerato de Moncada y comarca. Entre los que los han visitado se encuentra el IES de Rafelbunyol.

Para los interesados la jornada comenzará mañana domingo a las 11: 00 horas en la Ermita de Santa Bárbara en Moncada desde dónde los visitantes partirán a pié hasta el yacimiento situado a dos kilómetros de allí.. Tras una parada en el Cami dels Fornets, la llegada al Tos Pelat está prevista a las 12:00 horas.

En la II edición de Puertas Abiertas celebrada el pasado año se dieron cita más de 500 personas. La previsión de los organizadores ronda esta cifra. Sin contar esta jornada a lo largo del año entre 1200 y 1500 personas visitan el Tos Pelat.

Tos Pelat un poblado en la ruta del comercio

El arqueólogo municipal, Josep Burriel, que ha dirigido las excavaciones desde su inicio en el año 2002, ha explicado que el poblado «estuvo habitado entre los siglos VI y IV a.c. y tenía en su origen una extensión que supera las dos hectáreas, aunque hay expertos que sostienen que su extensión original podría haber sido mayor».La importancia de este poblado la da su posición estratégica entre las ciudades de Edeta ( la actual Lliria) y Arse (que posteriormente fue la ciudad romana de Saguntum). El poblado ejerció un papel de intermediación comercial entre ambas.

Hasta este momento se ha excavado la parte frontal de la gran muralla que lo delimita con torres y un sector de grandes habitaciones y parte de una calle. Las murallas y las casas se construyeron con técnicas tradicionalmente íberas con zócalos de mampuestos de piedras y muros hecho de adobes.

En el yacimiento se han encontrado pinturas murales en azul, blanco y rojo. Además en la excavación del año 2003 apareció un signario ibérico (escritura ibérica) en dos láminas de plomo enrolladas una dentro de la otra.

Fotografías: Museo Arqueológico de Moncada