El portavoz del grupo municipal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Moncada, Pau March, ha presentado una moción, para ser debatida en el próximo Pleno del Ayuntamiento de Moncada, relativa a la falta de un plan de actuación sobre el derribo de la antigua nave de la empresa Nayes y la ausencia de información a los vecinos del Barrio de Los Dolores.

La formación popular recuerda que el pasado mes de octubre “ya informamos al Ayuntamiento del colapso de uno de los muros de la fachada de la fabrica abandonada de Nayes” y el consiguiente peligro al ser una construcción cuya techumbre de fibrocemento contiene “amianto” un material altamente cancerígeno.

La respuesta por parte del Ayuntamiento la dio el portavoz del grupo socialista, Agustín Sales. Según su versión “la pared ha cedido hacia el interior y en caso de derrumbe esta caerá dentro de la nave”. La predicción no fue cierta y el pasado domingo 3 de noviembre la fachada cedió y cayo junto con la cubierta de fibrocemento sobre la calle Sevilla, con la fortuna de que en ese momento no circulaba ningún peatón por la zona ni existía coche alguno aparcado.

En su escrito el PP afirma que “el mismo día del accidente se traslado al concejal de área que era prioritario retirar el fibrocemento con todas las garantías necesarias para poder realizar un derribo controlado ya que se tenía constancia de la peligrosidad del tratamiento de ese material y sus efectos negativos en la salud de las personas”.

Tras este caos en el que el Ayuntamiento de Moncada sigue mirando hacia otro lado el Partido Popular pregunta en esta moción al regidor correspondiente “que de las explicaciones oportunas en el Pleno sobre las actuaciones de las últimas semanas” y si todas las empresas que han trabajado en la zona “estaban certificadas para el tratamiento y retirada del amianto”.

Asimismo el grupo municipal popular quiere que se haga público “el proyecto del derribo y desescombro de la fábrica, con el calendario y empresas adjudicatarias y las medidas de protección tanto para los vecinos de la zona como para los trabajadores” y que se active un plan de seguridad de la nave para impedir “que sigan entrando personas a la nave para sustraer materiales”. Por último el escrito insta a la Alcaldesa de Moncada a “atender a la asociación de vecinos del Barrio de Los Dolores preocupados por la inacción de este equipo de gobierno”

Por su parte Jesús Gimeno, portavoz de CS Moncada, ha exigido a través de sus redes sociales que “se den todas las explicaciones a los vecinos del Barrio de Los Dolores y el resto de la ciudadanía sobre las acciones que se van a realizar y se expliquen los peligros si los hay a los vecinos y asociaciones. Que se convoque una reunión lo antes posible, por que los vecinos están muy preocupados, y que además puedan preguntar a los técnicos municipales»

Amianto un producto cancerígeno de grado 1

Como ya informó Gent de L´Horta el pasado 3 de noviembre, en 1977 la OMS lo catalogó como producto cancerígeno, dentro de la categoría del “grupo 1” y en 1979 el Parlamento Europeo lo consideró sustancia cancerígena e insto a su prohibición

En España – donde la fabricación de amianto para usos industriales la desarrolló la empresa Uralita, marca con la que en ocasiones se denomina comúnmente este material– dejó de ser utilizado en 2002; aunque sigue presente en todo tipo de construcciones realizadas con anterioridad: desde insonorizaciones de cines, teatros y auditorios hasta los techos de fábricas, cobertizos, y canalizaciones de numerosos edificios.

Aunque el contacto directo con estructuras de amianto no supone por sí mismo un riesgo para la salud, sí lo es la inhalación de fibras derivadas de su degradación. El año pasado el Parlamento Europeo fijó 2028 como fecha límite para elimiar completamente los remanentes de amianto presentes en cualquier tipo de infraestructura

El caso de Cárnicas Estellés

En Septiembre de 2015 la nave de la empresa Cárnicas Estellés próxima al complejo de ocio de Kinepolis ardío por completo lo que hizo que la cubierta, que también contenía amianta se viniese abajo. El Ayuntamiento de Paterna instó al banco propietario de la nave, después de entrar en concurso de acreedores la empresa, a que procediera a un derribo controlado y la retirada de los materiales peligrosos por empresas homologadas”. Tras la presentación en el Ayuntamiento del proyecto la nave fue derribada por completo y retirados todos los escombros y materiales hasta convertir la instalación en un solar.

Fotografías: Partido Popular Moncada