Si me hubieran dicho hace unos años que mi ciudad, Moncada, donde nací y crecí iba a estar en la situación de precariedad, suciedad y dejadez en la que hoy se encuentra, no lo hubiera creído. Gracias, o por desgracia, al actual equipo de gobierno socialista, encabezado por Amparo Orts, hemos llegado a un punto donde el poder tirar una bolsa de basura es una odisea.

Desde que llegaron al gobierno en 2015 el deterioro de nuestras calles, parques y jardines ha ido in crescendo. Recuerdo cuando era pequeño y mi abuela salía a la puerta de su casa a barrer la calle y a darle una “mochaeta” . Y gracias que se ha heredado esa costumbre vecinal.

Es inadmisible que los ciudadanos paguemos nuestros impuestos y tengamos que volver al pasado en un asunto primordial como es la limpieza viaria. Todo porque el Ayuntamiento no cumple con sus obligaciones.

Y por eso nos preguntamos qué está ocurriendo con este servicio. ¿Qué pasa con la recogida de residuos y enseres?¿Es justo que un vecino del núcleo urbano tenga más facilidad para reciclar que otro que esté en la periferia? Lo cierto es que NO, pero el gobierno de Orts tira balones fuera, y no responde con certeza.

La cuestión es saber si Moncada cuenta con el personal suficiente para cubrir las necesidades de 22.000 habitantes, ya que es incuestionable la valía y la grandísima labor que los profesionales de limpieza y mantenimiento desempeñan. Soy consciente de la dificultad de esa tarea pero también, de la falta de medios.

Lo que realmente da pavor es el estado de poca salubridad que sufre Moncada. Están emergiendo plagas de gusanos, pulgas, mosquitos y ratas, escenas más propias de la ficción que de una ciudad donde viven niños, adultos y mayores. Así no señora Orts, así NO.

¿Cómo está organizado el baldeo de calles? ¿Existe realmente, o también es algo del pasado? Al final de todo, me da la sensación de que el remember no solo lo vivimos en las fiestas patronales, si no que lo sufrimos en nuestro día a día.

Ante tanta pregunta y tan poca respuesta, lo que se demuestra es la incapacidad para gobernar del actual equipo de gobierno de la ciudad de Moncada. La dejadez y la desidia hace que cada día los vecinos nos hagamos todas estas preguntas, que nunca son respondidas de forma clara.

Por eso, desde el Grupo Popular haremos todo lo posible para conseguir una ciudad limpia y confortable para todos los vecinos, que religiosamente abonan sus contribuciones, y quieren, por derecho, disfrutar de una ciudad cada día más limpia, más habitable y con un futuro ilusionante.